Remedios Caseros para el Dolor de Pies

dolor de pies

El dolor de pies es una de las dolencias más comunes que afecta a personas de todas las edades en algún momento de sus vidas. El dolor de pies puede ocurrir en cualquier parte del pie incluyendo los dedos del pie, talón, planta del pie, el tobillo o el arco.

El dolor puede ser debido a varias razones tales como la vejez , el uso de zapatos incómodos, caminar en exceso , estar de pie durante un largo periodo de tiempo , algún tipo de fractura, una deficiencia de minerales , uñas encarnadas, y la diabetes u otras condiciones de salud .

Hay muchas cosas que puedes probar en casa con ingredientes fácilmente disponibles para cuidar el dolor en los pies de forma natural.

Aquí están los 10 principales remedios caseros para el dolor de pies.

1. Agua caliente y fría
La terapia de agua caliente y fría puede ser eficaz en el tratamiento de dolor de pies. El tratamiento en caliente promueve el flujo sanguíneo mientras que el tratamiento en frío reduce la inflamación.

Llena un cubo con agua fría y otro con agua caliente. Siéntate en una silla cómoda, sumerge tus pies en el agua caliente durante tres minutos y luego hacer lo mismo con agua fría durante al menos 10 segundos o hasta un minuto.

Repetir todo el proceso dos o tres veces y terminar con el baño de pies en agua fría.
Otra opción es aplicar una almohadilla de calor y una bolsa de hielo alternativamente durante 10 minutos para reducir el dolor.

2.Vinagre
El vinagre se utiliza en diversos tratamientos y puede ayudar en el dolor de pies debido a esguinces o algún traumatismo, ya que reduce la inflamación.

Llena una palangana con agua caliente. Añade dos cucharadas de vinagre. También se puede mezclar con sal marina o sales de Epsom. Pon en remojo tus pies durante unos 20 minutos.
También puedes poner una mezcla en cantidades iguales de vinagre y agua en dos recipientes. Utiliza agua fría en uno y agua caliente en el otro. Empapa una toalla en la mezcla caliente, escorre el exceso de líquido y luego envuélvela alrededor del pie. Déjalo durante cinco minutos. Haz lo mismo utilizando la mezcla de agua fría. Repite el proceso al menos tres o cuatro veces al día.

3.Sales de Epsom
Las sales de Epsom pueden ayudar a calmar tus pies, proporcionando un alivio instantáneo del dolor. La combinación de calor y las sales de Epsom, funciona muy bien para relajar los pies y aliviar el dolor.

Pon dos o tres cucharadas de sales de Epsom en una palangan con agua tibia.
Pon en remojo tus pies de 10 a 15 minutos.
Las sales pueden resecar la piel, por lo que puedes aplicar un poco de crema hidratante después del tratamiento.

4. Hielo
La terapia del hielo es una buena manera de reducir el dolor y la hinchazón en los pies. Pon una pequeña cantidad de hielo picado en una bolsa de plástico y utilízalo para masajear el área afectada en movimientos circulares. También puedes usar una bolsa de verduras congeladas envuelta en un paño de algodón.

La temperatura fría adormece temporalmente las terminaciones nerviosas en la zona dolorida y te aliviará. La hinchazón también se reducirá. No uses la bolsa de hielo durante más de 10 minutos de una sola vez; el uso prolongado puede dañar la piel y los nervios.

5. El aceite de clavo
El aceite de clavo es muy eficaz en el tratamiento de dolores de cabeza , dolor en las articulaciones, pie de atleta, hongos en las uñas y también dolor en el pie, ya que impulsa la circulación.

Para un alivio rápido, masajea suavemente tus pies con aceite de clavo. Esto estimulará el flujo sanguíneo y relajará los músculos. Puedes masajear tus pies y con el aceite de clavo varias veces al día.
Si tienes la piel sensible o alguna herida, diluye tres gotas de aceite de clavo con una cucharadita de aceite de oliva o aceite de coco virgen extra y luego masajea los pies con la mezcla.

6. Cayena
La cayena es una rica fuente de capsaicina, que es conocida por aliviar molestias y dolores musculares, artritis, tensión muscular, dolor de espalda, e incluso dolor de pies.

Si tus pies duelen cuando se enfrían, espolvorea un poco de cayena en los calcetines antes de ponértelos. Esto te ayudará a mantener los pies calientes.
Otro tratamiento consiste en añadir media cucharadita de cayena en un cubo de agua caliente y poner en remojo los pies durante unos minutos. Esto tendrá un efecto calmante y te aliviará el dolor.

7. Salvia
Si tu dolor de pies se debe a algún tipo de torcedura, esguince o herida, puedes utilizar salvia para aliviar las molestias.

-Frota suavemente un puñado de hojas de salvia entre tus manos y luego ponlo en una olla con un poco menos de una taza de vinagre de sidra de manzana.
-Lleva la mezcla a ebullición, baja el fuego y deja que hierva a fuego lento durante cinco minutos.
-Empapa un paño de algodón en la solución caliente y luego aplíclo en la zona afectada.
Repite el proceso varias veces.

8. Semillas de Mostaza
Las semillas de mostaza también se pueden utilizar en el tratamiento de dolor en los pies. Ayudan a eliminar toxinas, mejoran la circulación sanguínea y reducen la inflamación, proporcionando alivio en la inflamación y el dolor.

-Muele algunas semillas de mostaza y añádelas a la mitad de un cubo de agua tibia.
-Pon en remojo los pies en el agua de 10 a 15 minutos y luego seca los pies.

9. Espárragos
Los espárragos son un buen remedio cuando el dolor en el pie se asocia con algún tipo de inflamación o edema. Basta con cocinar unos cuantos espárragos al vapor y luego comerlos. Actuarán como diurético natural , lo que ayuda a eliminar el exceso de líquido de tu sistema y reduce la inflamación.

10. Aceites esenciales
Los aceites esenciales como el aceite de eucalipto, aceite de menta y aceite de romero ayudan a aliviar los pies cansados y doloridos.
-Mezcla cuatro gotas de aceite de eucalipto, aceite de romero y dos gotas de aceite de menta en agua caliente.
-Pon en remojo tus pies durante unos 10 minutos.

La próxima vez que sufra dolor de pies, sólo tienes que probar cualquiera de estos remedios naturales. Sin embargo, si el dolor es insoportable y no mejora, consulta a tu médico.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.