Cómo Disfrutar de un Embarazo Feliz y Placentero

reflexología y embarazoIIEl embarazo es, si no el más exigente, uno de los períodos más exigentes en la vida de cualquier mujer. En él las mujeres aprendemos a vivir los cambios en nuestro cuerpo y los del bebé que gestamos.

Si miramos a nuestro alrededor, se ofrecen en el mercado cada vez más productos y servicios que intentan convencernos que el embarazo puede ser una experiencia de riesgo. Si bien debemos vivir el embarazo con precaución, a conciencia y con el debido cuidado, también es cierto que esta invasión a nuestra confianza intenta crear muchas veces preocupaciones que no deberíamos tener.

Así es como se nos ofrecen una diversidad de productos: exámenes infalibles con últimas tecnologías, dietas, alimentos especiales, fajas, sostenes abdominales y muchos etcéteras. Algunos de estos productos tienen cualidades que realmente pueden ayudarnos a aliviar determinadas situaciones. Y son muchos otros los artículos o servicios que realmente no necesitamos. Nuestro bienestar no depende de ellos.

De lo que sí depende nuestro bienestar es la confianza y bienestar con el que vivimos el embarazo. Sentirnos en plenitud con nuestro cuerpo y nuestras hormonas, nuestros cambios y  pensamientos.

El embarazo es una etapa en la que pueden presentarse una serie de condiciones concernientes a éste afectando nuestra calidad de vida. El abanico es amplio y permanecen latentes hasta que aparece el desencadenante perfecto para manifestarse. Una adecuada prevención en el momento oportuno, favorece y evita que surjan tales incomodidades.

La Reflexología es una terapia especialmente indicada en la prevención y el tratamiento de los síntomas del embarazo. Se basa en el principio de que todas las partes de nuestro organismo se encuentran reflejadas en los pies (zonas reflejas) como si de un espejo se tratara.

Al estimular las zonas reflejas a través de presiónes, arrastres y manipulaciones logramos llevar al cuerpo a un estado de equilibrio y armonía en todas sus funciones aportando relajación, bienestar y posibilitando la auto-sanación mediante sus propios recursos.

Asímismo, la reflexología durante el embarazo es una terapia que educa y entrena el cuerpo de la mujer con el objetivo de propiciar un parto lo más natural posible evitando la inducción química (oxitocina, prostaglandinas..) mejorando la forma de nacer y ayudando al buen desarrollo físico-emocional del bebé en el útero.

La reflexología durante el período de gestación ha demostrado ser eficaz en la fatiga y el cansancio (debidos a la adaptación a los cambios hormonales que se producen en el primer trimestre y a la dificultad de movimiento como consecuencia del aumento de peso y volumen en el tercer trimestre), náuseas y vómitos (como consecuencia de los cambios hormonales), acidez estomacal (por la presión del útero sobre el estómago y el diafragma entre otras razones), Diabetes gestacional (causada por intolerancia a la glucosa con motivo de una resistencia a la insulina), hemorroides (debidas a muchos factores entre los que destacan la presión del útero sobre los intestinos y la administración de tabletas de hierro para el tratamiento de la anemia), dolor de espalda (como consecuencia de una alteración en la curvatura de la columna vertebral a medida que avanza el embarazo), ansiedad (motivada por miedo, nerviosismo, angustia, temores), estreñimiento (debido a inadecuados hábitos alimenticios, presión del útero sobre los intestinos, ingestión de tabletas de hierro), ciática (provocada por la presión del nervio ciático conforme el bebé crece y ejerce más presión), edema (por un escaso retorno de líquidos), hipertensión (causas desconocidas), insomnio (debido a la ansiedad, incomodidad, dolor), disfunción de la sínfisis púbica (dolor pélvico que no se sabe a ciencia cierta si se debe al exceso de relaxina, falta de ejercicio, mala postura, hiperlordosis o el conjunto de todas ellas).

Los beneficios de la Reflexología durante el embarazo abarcan más allá de lo simplemente físico. Todas las embarazadas que han recibido sesiones de reflexología durante su embarazo reportan que se han sentido más conectadas con su cuerpo, su mente y sus emociones.

Rescato un testimonio en el que una de ellas dice:

“Recuerdo una sensación de bienestar y sosiego que hacía tiempo no sentía. Parecía como si anduviera entre nubes y tengo la certeza que mi bebé lo sintió como yo. Me sentía muy feliz y conectada con la vida. Una experiencia física y espiritual, que sin duda repetiré en mi próximo embarazo. Fue un auténtico regalo”.

Después de haber dado a luz nuestro cuerpo todavía se está ajustando. Necesita regenerarse y adaptarse a nuevos cambios.

Durante el Posparto los tratamientos con Reflexología son eficaces en la curación del cuerpo después de una cesárea o una episiotomía, el restablecimiento de un perineo magullado, las hemorroides, el aumento y mantenimiento del flujo de la leche materna, la flexibilización del pezón calmando los senos congestionados, la mastitis, el tratamiento de la depresión posparto, favorecer un estado de relajación y descanso.

 La Reflexología es una de las alternativas más placenteras e imprescindibles antes de quedar embarazada, durante el embarazo, el parto (alivia el dolor de las contracciones, relaja la pelvis y ayuda a la secreción de oxitocina) y el puerperio.

¿Todavía no la has probado? Hoy puede ser un buen día para comenzar!

Este artículo está basado en las enseñanzas e investigaciones de Mauricio Kruchik (Reflexólogo y fundador de la Asociación Internacional de Reflexología en la Maternidad y del Foro Israelí de Reflexología, Doula, Educador Perinatal, Conferencista Internacional, y Autor de los libros “Analyzing Personality Patterns Through the Feet” y “Reflexology for Cancer Patients”).
Share Button
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.