Ansiedad y Reflexología

ansiedad

Si alguna vez has tenido problemas de ansiedad severa, sabes lo doloroso que resulta ir de medicación en medicación y no encontrar ningún alivio. Además, la ansiedad puede llegar a ser tan agobiante que es la única cosa en tu mente las 24 horas al día 7 días a la semana. Afecta tu capacidad para dormir, tu capacidad de socializarte, mantener amistades, desenvolverte en lugares públicos y un sinfín de actividades más.

Aunque hay una gran variedad de opciones como tratamiento, una alternativa muy interesante es la reflexología.

¿Qué es la reflexología?
La reflexología consiste principalmente en ejercer un grado de presión en ciertas áreas del cuerpo para aliviar la tensión, el estrés, la ansiedad y otras dolencias.
La terapia se basa en el principio de que existen “puntos o zonas reflejas” en los pies, las manos y otras áreas que corresponden a los órganos internos del cuerpo.
Cuando estos órganos se estimulan a través de masaje o presión, la reflexología ayuda a restablecer el flujo de energía natural del cuerpo para mantener el equilibrio tanto en el funcionamiento físico como mental promoviendo bienestar y relajación. Uno de los usos más comunes de la reflexología es el tratamiento  del estrés y la ansiedad.

Además, ayuda a aumentar el flujo de sangre a las extremidades, ralentizar el ritmo cardíaco y disminuir la presión arterial. Lo más positivo es que para las personas que buscan relajarse y no tomar medicación, este es un tratamiento natural prometedor. No se necesita equipo, sólo un profesional capacitado.

¿Qué órganos internos estimular con Reflexología?

La estimulación de diversos puntos de las manos, pies y otras áreas ayudan a la relajación y la calma.

Glándulas suprarrenales – Si estás experimentando ansiedad, tus glándulas suprarrenales estarán muy sensibles. Seguramente funcionarán a un ritmo muy elevado dando lugar a una sobreproducción de adrenalina para mantener tu cuerpo alerta. Cuando esto ocurre, necesitas tomarte el tiempo suficiente para calmarte y desenvolverte con normalidad en tu día a día.

Cerebro – El objetivo aquí es aliviar tu ansiedad, tanto física como mentalmente. Aunque las regiones físicas son estimuladas a través de masaje, esto puede ayudar a calmar la respuesta de lucha o huida en tu cerebro. Si estás  experimentando pensamientos rápidos y no puedes calmarte, esta terapia puede ayudarte gradualmente. A medida que te relajas físicamente, se abre la puerta a una mayor relajación mental.

Colón – En algunos casos, la ansiedad puede tener consecuencias en el sistema digestivo y el colon. Si el estrés y la ansiedad está relacionada con SII (síndrome del intestino irritable) u otros problemas de colon, esta forma de tratamiento puede proporcionarte un gran alivio.

Glándula pineal – Si estás teniendo dificultades para conciliar el sueño por la noche debido a síntomas fuertes de ansiedad, la glándula pineal puede ser la responsable. Ésta ayuda a controlar el ciclo de vigilia-sueño. Lo que la reflexología puede hacer es restablecer el funcionamiento natural ayudándote a conciliar el sueño y a despertar.

Hipófisis – Otra glándula implicada en la ansiedad y el estrés es la pituitaria. Como el cuerpo aumenta la producción de hormonas del estrés, el funcionamiento natural de la hipófisis se ve afectado. A medida que las hormonas del estrés disminuyen, la pituitaria ayuda a promover la actividad hormonal normal y la homeostasis.

¿Por qué recurrir a la reflexología para los trastornos de ansiedad y el estrés?

Es un complemento perfecto a un tratamiento existente
Es una excelente opción de tratamiento natural
Si estás luchando con la ansiedad
Si quieres probar algo nuevo
Es una terapia alternativa

Si tienes altos niveles de estrés y ansiedad, la reflexología puede ser capaz de ayudarte a calmarte y aprender a controlar tus síntomas. La mayoría de las personas que acuden a un reflexólogo profesional para una consulta inicial responden de forma muy positiva al tratamiento.

Aunque es posible que no puedas recibir un tratamiento de reflexología todos los días, hay cosas que puedes hacer en medio de las sesiones de tratamiento para mantener la ansiedad bajo mínimos.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.