Agua de Mar:Fuente de Salud

En el Balneario Respiratorio Doctor Pros se realizan tratamientos con agua de mar natural para todas las enfermedades del aparato respiratorio y de los oídos.

agua de mar

agua de mar

Un método de antes para las enfermedades de hoy

A principios del siglo XX, el científico francés René Quinton (1867-1925) puso en evidencia las propiedades curativas del agua de mar en su libro El método marino. Quinton revolucionó la ciencia médica tratando a sus pacientes con agua de mar. Sus centros de salud, subvencionados por la seguridad social francesa hasta el 1982, atendieron a miles de personas.

El enunciado de su hipótesis fundamental es el siguiente: “Hay una identidad fisiológica entre el medio marino y el medio interno del organismo humano”. En otras palabra, todas las células del cuerpo nadan en un líquido intersticial que tiene prácticamente la misma composición que el agua de mar. Si pensamos que el 70% del cuerpo humano está formado por este líquido, entenderemos enseguida lo importante que es el agua de mar como elemento terapéutico.

Hoy día aparecen cada vez más a menudo más problemas respiratorios infantiles, que se tratan de forma convencional con antibióticos, antitusígenos, mucolíticos y broncodilatadores.

Las enfermedades respiratorias afectan anualmente a un 20% de la población; son la primera causa de consulta médica en la atención primaria y las responsables del 20% de los ingresos hospitalarios en España. Además, buena parte son causadas por infecciones virales y, por lo tanto, no pueden ser tratadas con efectividad con antibióticos u otros fármacos.

La limpieza nasal con agua de mar: clave para mantener la salud

La nariz es un filtro que se encarga de limpiar y filtrar todas las impurezas del aire, y también de humidificar y calentar el aire que respiramos. Para poder realizar estas funciones es imprescindible que la mucosa nasal esté en condiciones óptimas y, por eso, es importantísimo limpiar la nariz cada día, para retirar los contaminantes del aire y los microorganismos que se acumulan en él, sobre todo, en los espacios cerrados.

La nariz también tiene una importante función defensiva, sobre todo en los niños, que no tienen un sistema inmunitario maduro, y en los mayores porque muy a menudo lo tenemos atrofiado.

De la misma forma que hemos aprendido a cepillarnos los dientes cada día, ahora hay que hacer un paso más y lavarnos las fosas nasales con agua de mar para conservar la mucosa nasal sana y preparada para defendernos.

La higiene nasal, practicada regularmente, tiene muchos beneficios para la salud:

  • Refuerza la función defensiva de las mucosas respiratorias y mejora el drenaje lacrimal.
  • Actúa contra los resfriados, la gripe y la faringitis.
  • Mitiga la respuesta alérgica por desensibilización de las mucosas.
  • Contribuye a evitar las otitis infantiles y estimula el buen funcionamiento de las glándulas adenoideas y las amígdalas, lo que ahorra muchas de las intervenciones quirúrgicas frecuentes hoy entre los niños pequeños (drenajes timpánicos y extirpación de amígdalas y vegetaciones).
  • Mejora las funciones auditiva, olfativa y gustativa.
  • Produce un efecto de bienestar general, ya que aclara la mente, aumenta la capacidad mental y el optimismo.

Para contar cómo se hace, el doctor Pros ha escrito el libro Mocs fora! (‘¡Mocos fuera!’). La primera parte es un cuento para los más pequeños de la casa y la segunda ofrece una explicación completa a los padres sobre cómo funcionan las vías respiratorias y por qué es tan importante una buena higiene nasal, y describe los diferentes tratamientos que se aplican en los Balnearios Respiratorios Doctor Pros.

En algunos casos, no es suficiente con la limpieza nasal que se hace en casa y conviene una limpieza más profunda, ya sea porque hay una mucosidad acumulada de muchas semanas, o bien porque hay algún factor añadido que provoca el aumento de la producción de moco, como alergias, alteraciones alimentarias o factores morfológicos de las fosas nasales que hacen que el moco se estanque.

Hay varios factores que favorecen las patologías de repetición que a menudo encontramos en la primera infancia: alta contaminación, entrada en la guardería a edades tempranas (cuando el sistema inmunitario aún no está bastante maduro), hábitos alimentarios incorrectos con exceso de azúcares y harinas refinadas, sobrevacunación, calefacciones muy altas en invierno o mala ventilación de los espacios acotados.

Las irrigaciones nasales con soluciones salinas para limpiar la nariz hace miles de años que se practican en diferentes culturas del mundo (desde la India de los yoguis hasta la Grecia de Hipócrates en el 4.000 aC). El agua de mar tiene un efecto hidratante, antimicrobiano y antiinflamatorio sobre la mucosa respiratoria.

La salud nace en el interior

Los últimos avances médicos en el campo de la fisiología confirman que la salud depende directamente de la calidad del medio interno, el mar interior, el líquido intersticial que rodea todas las células del organismo. Este medio interno es el vehículo de transmisión de información y de transporte de nutrientes a todos los rincones del organismo; si no está muy nutrido, estructurado y drenado tampoco lo estarán los órganos vitales del cuerpo. Su alteración fisiológica (funcional) continuada es el primer paso hacia la enfermedad.

Los tratamientos con agua de mar, como tienen muchos minerales y aportan elementos prebióticos (elementos químicos básicos para la vida y la construcción de las moléculas del organismo) contribuyen a restablecer el buen funcionamiento del medio interno y, en consecuencia, a recuperar la salud. Naturalmente, para conservar un buen estado de salud general hacen falta también unos hábitos de vida saludables: ejercicio moderado, alimentación sana y ecológica, cultivar las buenas compañías y hacer actividades gratificantes y creativas, limitar el consumo de prensa, televisión y nuevas tecnologías y seguir el Método Dr. M. Pros para una buena salud natural.

Fuente:http://www.soycomocomo.es/

 

Share Button
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.